Retail

Estar preparados para el cambio constante en retail

En un mercado en constante evolución, el factor diferenciación tiene un papel fundamental en la captación de la atención del consumidor. Las empresas del sector tendrán que apostar por la innovación como ingrediente para crecer, en un momento en que la exigencia es cada vez mayor y la entrada de nuevos ‘players’ gana relevancia.

Actualmente, es posible prever las tendencias de los próximos años en el sector retail y es interesante constatar que, casi todas ellas, ya son perceptibles a día de hoy. El consumidor estará cada vez más atengo al origen, sostenibilidad, condiciones laborales y prácticas de gestión aplicadas en el desarrollo y distribución del producto que adquiere. Por otro lado, el consumidor buscará la total automatización en las compras no emocionales, ahorrando tiempo y generando comodidad, sin salir de casa. Además, dejará de estar dispuesto a realizar las actividades donde no identifica valor. Véase como ejemplo los consumidores a los que les gusta cocinar sus propias recetas, pero que dejan en manos del minorista el ‘picking’, embalaje y entrega de los ingredientes listos para su utilización.

La introducción de la robótica en los servicios a través de la inteligencia artificial traerá consigo la sustitución de personas por robots. En los últimos años, la principal cadena de comida rápida ha sacado partido de la introducción de máquinas de pedido y pago automático, reubicando parte de sus trabajadores en una nueva actividad percibida por los clientes como diferenciadora en una cadena de fast-food -el servicio en mesa-. Por ello, el concepto ‘driverless’ y la robótica cambiarán drásticamente la cadena de abastecimiento de la distribución, con cambios profundos en el proceso de entrega.

Capacidad de adaptación

En definitiva, obtener la confianza de los consumidores y fidelizarlos será cada vez más difícil. La amplia oferta de mercado y la tendencia hacia consumidores informados desafían a las empresas a tener un margen de error casi nulo.

Es necesario que las organizaciones estén alerta, no solo respecto a las tendencias de mercado, sino también preparadas para acompañar y ser líderes de esta evolución. Con cambios vinculados en gran parte a la tecnología y a la capacidad de adaptación, la mejora continua tiene un papel todavía más primordial. Antes de la introducción de soluciones tecnológicas avanzadas, defendemos que los procesos y las cadenas de abastecimiento deben estar altamente optimizados. La mitigación de todas las actividades sin valor añadido para el cliente, permitirá, por sí solo, aumentos de productividad, incrementos de flexibilidad, disminución de costes y excelencia en el nivel de servicio. La simplificación y desarrollo de la aptitud de los equipos para mejorar de forma continua son los cimientos de una evolución tecnológica sólida. Solo así se percibirá todo el potencial de su inversión en los resultados, con una mínima necesidad de resolución de problemas profundos a lo largo del tiempo.

Las nuevas tendencias en retail deben afrontarse con optimismo e integrarse en la estrategia de cualquier ‘player’, exigiendo una preparación urgente de las empresas para recibirlas.

ANTONIO COSTA, SENIOR PARTNER KAIZEN INSTITUTE WESTERN EUROPE
Fuente: Alimarket

Deja un comentario