Ibermática duplica pedidos y prevé crecer con compras

Ibermática duplica pedidos y prevé crecer con compras

· La firma arranca 2018 con contratos por 300 millones y espera aumentar ventas un 20% en tres años.
· El consejero delegado da por hecho que Proa seguirá como socio otros 2 o 3 años
· Cerrará 2020 con una facturación de 275 millones y un beneficio de 12 millones

La empresa de servicios informáticos y consultoría tecnológica Ibermática espera crecer un 20% en los próximos tres años “comprando y creando compañías”, operaciones que se sumarán a su desarrollo orgánico, según su consejero delegado, Juan Ignacio Sanz, que desempeña este cargo desde noviembre, tras llegar en julio a la dirección general. La compañía vasca -controlada en un 55% por Proa Capital y participada por Kutxabank, Once y el equipo directivo, con un 15% cada uno- estrena en 2018 un plan estratégico que fija para finales de 2020 una facturación de 275 millones y un beneficio de 12 millones. En este tiempo invertirá 10 millones.

Durante el recién finalizado 2017, Ibermática repitió ventas y beneficio, con 230 millones y 9 millones de euros, respectivamente. En opinión de Sanz, éste es “un buen resultado” habida cuenta de que la empresa puso su foco durante el año en mejorar la cartera comercial y aumentar los contratos a fin de empezar a crecer en 2018 con una cartera de pedidos significativa, en línea con el plan estratégico. Así, el volumen de contratación de Ibermática casi se duplicó en 2017 y pasó de 180 a 300 millones de euros.

SOCIEDADES CONJUNTAS

En su estrategia de crecimiento, Ibermática prevé la adquisición selectiva de compañías con un conocimiento tecnológico de nicho o de start up con una solución “interesante” para su portafolio de servicios y productos en España e Iberoamérica. Según Sanz, la compañía vasca aspira a “sumar conocimiento” con otras empresas y crear sociedades conjuntas y plataformas para operar en el mercado de las tecnologías de la información. En esta línea, ya tiene en mente la constitución durante este trimestre de una joint venture en el campo de la Industria 4.0, que propondrá ideas de transformación digital a clientes industriales.

Precisamente, Ibermática espera que la transformación digital de empresas, clientes y negocios se convierta en un pilar esencial de su negocio y duplique su peso en los ingresos, pasando del 20% actual al 40% en tres años. Hasta 2020, la compañía de servicios informáticos quiere, además, aumentar su presencia en el extranjero con distribuidores internacionales, como ya hace en Alemania tras su acuerdo con DPS, que comercializa en el mercado germano su software de gestión.

En España, Ibermática planea potenciar su negocio en Cataluña, confiada en que “la situación política se reconducirá y podremos trabajar en un entorno de normalidad”, dice su consejero delegado.

Sanz da por hecho que el accionariado de la compañía se mantendrá estable, al menos a corto plazo. El fondo de capital privado Proa lleva en el capital de la firma desde octubre de 2013 y, cuando entró, lo hizo con un horizonte temporal de 4 a 6 años, como en la mayoría de sus inversiones. “Proa no se plantea ni mucho menos una venta a corto plazo; no está en ello”, asegura rotundo Sanz. Según dice, éste es un momento de mercado expansivo e Ibermática “tiene recorrido y cosas que decir”. De ahí el plan estratégico, el cambio de director general y su designación como consejero delegado.

LA SALIDA EN BOLSA NO ESTÁ EN LA AGENDA

Ni cambio en el accionariado ni salidaa Bolsa a corto plazo. El consejero delegado de Ibermática admite que el mercado de valores es siempre una opción, pero descarta que, por ahora, su compañía lo haya estudiado. Tampoco ve en un futuro próximo ningún movimiento de socios. Según Sanz, Proa cree que Ibermática tiene un ciclo de desarrollo de 2 o 3 años bajo su propiedad. Tampoco Kutxabank ni la Once -ambos clientes de Ibermática- tendrían intención de vender, asegura el directivo.

Fuente: Expansión

Deja un comentario