La automatización inteligente lleva a la reducción de errores de fabricación

automatizacion reduce costes

La automatización inteligente lleva a la reducción de errores de fabricación

Desde Idea Consulting te ayudamos con todo el proceso de la automatización para que reduzcas tus errores de fabricación.

A menudo, la expresión “hecho a mano” se utiliza para hacer parecer a los productos más deseables. Ya se trate de un tarro de mermelada o de una prenda de vestir para denotar la marca de calidad en productos producidos manualmente. Pero mientras que el consumidor final más exigente puede pagar el mejor precio por artículos hechos a mano, los procesos de manufactura manual que pueden salirse de la norma son tolerados en el mejor de los casos en la producción industrial. Y en el peor de los casos, pueden conducir a errores de fabricación, costosos y que causan gran cantidad de materiales desperdiciados, así como, frustración.

El considerable daño económico que suponen estas situaciones se expresa fácilmente en cifras, sin embargo, el daño a largo plazo cuando la confianza del cliente y la reputación de la empresa se ponen en riesgo puede alcanzar rápidamente proporciones exponenciales. Un enfoque accesible para lograr procesos de producción confiables que garanticen la calidad del producto es unificar la producción mediante la automatización. Sin embargo, para obtener beneficios de calidad integrales, también debe ser posible automatizar tareas que requieren sensibilidad y sentido del tacto.

Ya sea durante las tareas de empaquetado, pulido o instalación de precisión, incluso en procesos de control de calidad, la mayoría de las empresas aún confían en el sentido del tacto de sus empleados. El buen trabajo manual sigue siendo muy común en muchos campos de la producción industrial y en los casos en que se ha contemplado la automatización, el uso de pinzas en brazos robóticos para tareas como estas simplemente no era una opción.

Los robots industriales eran demasiado insensibles y ciegos para procesar materiales delicados, reaccionar a piezas de trabajo irregulares o incluso para actuar en entornos de producción que no estaban perfectamente ordenados.

Las grandes empresas han reaccionado a esta situación en el pasado moviendo pasos de producción sencillos a países asiáticos o africanos con bajos costes salariales, mientras que las PYMEs, con costes laborales más altos y las incoherencias habituales en calidad resultantes de la manufactura manual, apenas han tenido una oportunidad en el mercado global. Por un lado, con producción a bajo coste, la calidad de producción uniforme era simplemente imposible y con una competencia cada vez más dura en el mercado; se creó una situación difícil.

Sin embargo, una sola idea, tan simple como genial, resuelve este problema, es decir, una automatización con la capacidad de sentir, o más precisamente, dotar a los robots colaborativos de sentido del tacto. Los sensores táctiles / de fuerza, recientemente desarrollados y fáciles de instalar, brindan a los brazos robóticos industriales el sentido del tacto que necesitan para manejar delicados materiales con mino y cuidado o también para trabajar con piezas irregulares.

¿Cómo es posible?, no sólo a través del hardware, sino también el software suministrado con los sensores que interactúan con el controlador del brazo del robot y permiten al operador humano configurar aplicaciones y tareas de forma rápida y sencilla sin necesidad de experiencia técnica alguna o conocimientos en la programación robótica.

Aquellas tareas que requieren el nivel de precisión que antes de la llegada de esta innovadora tecnología solo podían ofrecer los trabajadores humanos ahora se pueden automatizar logrando una alta calidad de producción y además a bajo coste. Ya que, el ahorro del coste de inspección y el incremento en la calidad y la posibilidad de aumentar las horas de producción dan como resultado una mayor competitividad.

Aumentos estratégicos en la confiabilidad del proceso

Además de las nuevas capacidades específicas de automatización, dotar a los robots industriales del sentido del tacto también representa una ventaja estratégica para la empresa. Los sensores de fuerza / par, por ejemplo, son capaces de medir alrededor de 1.000 piezas de datos de proceso por segundo, lo que permite a los robots reaccionar en tiempo real cuando es necesario, por ejemplo, en el caso de detectarse una pieza de trabajo procesada irregularmente.

Esto evita errores de fabricación específicos que en el peor de los casos pueden paralizar la producción o incluso llegar al cliente con imperfecciones y poner en peligro la reputación de la empresa y la consiguiente confianza del cliente. El beneficio estratégico a largo plazo de este tipo de medición no debe subestimarse. Una evaluación cuidadosa de los datos del proceso puede revelar estratégicamente factores disruptivos en la producción, tales como piezas de trabajo mecanizadas irregularmente, lo que permite su eliminación sistemática.

Cuanto más flexible y adaptable sea un sistema robótico, más fácil se puede integrar y más rápido se puede rentabilizar y, a partir de ahí, obtener ganancias. El sentido del tacto a través del uso de sensores de fuerza / par de seis ejes representa un aumento significativo del negocio en la adaptabilidad de los sistemas robóticos, es decir, se pueden automatizar más líneas de producción al mismo tiempo. La confiabilidad adicional del proceso se mide no sólo en ahorros específicos de control de calidad y gestión de crisis, sino también tiene beneficios estratégicos alcanzando clientes más satisfechos y una mejor reputación de la empresa con respecto a la precisión, calidad y en los plazos de entrega.

Los sensores de fuerza / par permiten, por lo tanto, utilizar robots industriales para tareas de producción para las que la sensibilidad de las manos humanas siempre ha sido esencial, ayudando a las empresas a aumentar su eficiencia y productividad incluso en estas áreas, un factor central para estar preparados tanto para la competitividad global como local. Si este valor se puede cuantificar es una pregunta que tendrá que responder usted mismo. Sin embargo, es innegablemente un factor decisivo en el futuro de cualquier empresa de la industria de la automatización.

Desde Idea Consulting te ayudamos con todo el proceso de la automatización para que reduzcas tus errores de fabricación.

Fuente: Alimarket

Deja un comentario